Historia, Antología y Galería del Maestro Ramón Oviedo

El Maestro Oviedo y Antonio Ocaña

RAMÓN OVIEDO CON ANTONIO OCAÑA

Ramón Oviedo con Antonio Ocaña. (foto:David Pou)

Antonio Ocaña dedica esta página web para dar a conocer la obra de Ramón Oviedo (1924-2015), reconocido como el artista plástico con mayor trascendencia de la República Dominicana, llegando a ser llamado el Picasso dominicano por críticos y conocedores, un artista de genuina relevancia universal.

La relación del Maestro Oviedo  y Antonio Ocaña  empezó en realidad una generación anterior, cuando su padre y el Maestro eran jóvenes artistas y profesionales empezando a destacarse en sus respectivos campos (el padre de Ocaña en la arquitectura, y el Maestro en sus obras de arte visuales que desde ya empezaban a despuntar y abandonar los parámetros de la pintura común para ir sobresaliendo a otro nivel).  Ocaña, quien se forma en cuatro continentes y en una familia amante de las artes humanísticas, crece reconociendo el talento de Oviedo, y es así cuando luego de más de 20 años dedicado a una prestigiosa carrera  en el sector financiero tanto en el Caribe como en Sur América, decide retirarse y dedicarse por entero a la representación exclusiva de artistas plásticos de la estatura del ecuatoriano Oswaldo Guayasamin y de los dominicanos Ramón Oviedo, el Maestro, Fermín Ceballos.

Durante la década del 1995 al 2005, Ocaña, admirador apasionado del buen arte y de la contundencia que reconoce en la obra de Oviedo, adquiere de manera exclusiva toda la producción pictórica del Maestro.  Durante este período, cuando el Maestro se encontraba en un punto cumbre de productividad y creatividad, cuando su narrativa pictórica alcanza dimensiones extraordinarias de forma y fondo, Ocaña se dedica a presentar su obra en importantes galerías, centros culturales y museos de diferentes países, entre ellos Ecuador, Venezuela,  Estados Unidos de América, Francia, e Italia. 

En estos diez años, los reconocimientos que recibió el Maestro Dominicano fueron extensos, incluyendo el de Caballero en la Orden de las Artes y las Letras que le otorgó el gobierno de Francia y ser declarado en el Congreso Nacional de la República Dominicana como el Maestro Ilustre de la Pintura Dominicana, título único. También fue condecorado con la Orden al Mérito de Duarte, Sánchez y Mella de parte del Gobierno de la República Dominicana.  Se estima que durante esta época, el Maestro Oviedo desarrolló una obra excepcional, de un reconocimiento internacional que llegó a las salas más ilustres del arte, como lo es la Galleria degli Uffizi de Florencia, Italia, donde se encuentra un Auto-Retrato del Maestro. 

Ocaña, consciente de estar viviendo lo que un día sería incuestionablemente la historia del más importante pintor dominicano a la fecha, crea en el 1999 la Fundación Ramón Oviedo, Inc. para preservar su Obra y Legado.  En el 2014  pasa el manejo de la Fundación a la familia de Oviedo, y en el 2015 crea un proyecto para recolectar a través de filmaciones las importantes memorias del Maestro según han quedado grabadas en las vivencias de sus contemporáneos. 

Desde el 2005 y hasta la fecha de su fallecimiento en el 2015, Ocaña y Oviedo mantuvieron una íntima relación, tanto de consultas y asesoramiento, como de amistad.  La confianza depositada por el Maestro Ramón Oviedo en Antonio Ocaña fue máxima, y es así que el Maestro le designó para, de manera conjunta con su nieto y artista, Omar Molina Oviedo, ser las únicas personas autorizadas de manera Legal a Certificar la Autenticidad de su Obra.

Quedan invitados a conocer, redescubrir y disfrutar de la Obra y Legado del Maestro Ilustre de la Pintura Dominicana, Ramón Oviedo.

Compartir esta página: